Las expectativas, la ambición y el ponerse en lo peor.

Esta claro que la vida es una sucesión de eventos. Nosotros ante ellos reaccionamos positivamente o negativamente según nuestras necesidades o deseos en ese momento.

Sin embargo además están las expectativas, dichas expectativas solo vienen a hacernos proyectar o inventar futuribles, dichos futuribles en la mayoría de los casos situaciones donde no se tienen en cuenta variables reales, porque tendemos por la ambición que tenemos en ponernos en el mejor de los casos… en lo más bonito.

Adulteramos nuestras pretensiones por la necesidad de creer que lo que vendrá sera mejor, estando mejor y siendo más felices. Descuidando el presente, alejándonos de las autenticas variables que conformaran el futuro real.

Claro, podríamos poner el modo por defecto, “Ponerse en lo peor”. ¿Pero nos ayuda esto a sobrellevar la transición hacia el futuro “deseado”? A mi personalmente no, al ser una persona luchadora y combativa por naturaleza.

Lo que esta claro, es que mientras haya mañana, habrá oportunidades para mejorar, corregir o arreglar los eventos. Y lo que está aun más claro siempre y cuando dependa de nosotros, es que podremos hacer donde hay algo que hacer; Donde no, no hay nada que hacer.

Y a otra cosa mariposa, como se suele decir.

David Gámiz Jiménez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.